A propósito de este sitio, ¿qué puedo decir? De pequeño mi padre siempre me llamaba Casca, porque decía que era un cascarrabias. Y no decía mentira.

Casca fue creciendo junto conmigo y siempre jugamos juntos, en la adolescencia se preguntó por qué las cosas eran así, y no por ejemplo, de cualquier otra manera. Quiso rebelarse contra la aleatoriedad y seriedad del estado de cosas y encontró en el punk alegría y camaradería, pero hubo de cambiar, eso sí, su nombre por Kaska. Nobleza obliga.

Un día Kaska interpretó que las ideas, tomadas en serio lo suficiente, esclavizan. De alguna forma que a día de hoy permanece difusa [1], esto hizo que Kaska se volviera a cambiar el nombre por Kaskakokos. Hay muchas kas y eso mola.

Esta es la página donde Kaskakokos escribe cosas, cuando tiene tiempo. Cuando no tiene tiempo es porque está . Qué más da que no se entienda, ¿A quién le importa?

Si la palabra libertad significa algo y si ser libre es posible, yo ¿o es Kaskakokos? quiero ser libre de la mentira. Kase-o lo explica mejor, él diseña llaves para tus jaulas. Así sea.

[1] Recientemente he comprendido cómo se produjo la transición de Kaska a Kaskakokos: Como todo buen lector del Mortadelo y Filemón sabe, existe un capítulo (no recuerdo cual) donde aparece unos señores japoneses (¿o eran chinos?) de gran fuerza y salientes maxilares que se hacen llamar los hermanos Kaskakokos. Sería mentira defender que yo hubiese llegado a este nombre sin la genial influencia de Mortadelo y Filemón.

Si quieres mandarme un email, hazlo a kaskakokos@emtg.in, rey.

Volver al Inicio